J’est un autre

and I am helpless and thirsty and need shade

but there is no one to cover me—

not even God.

Anne Sexton

Soy célula primitiva, contracciones y primer llanto. La pureza del mármol ennegrecido, el sudario opalescente de las cristaleras. Dedos enraizados en la piedra sin pulso. Nudillos destripados, rosarios de lágrimas. Garganta obstruida con ceniza, voz sin nombre, eco ateo.

El verbo se hizo carne…

Coronas de óxido. Sellos de cera derritiéndose en los párpados, letra de segunda mano. Huellas atornilladas, frente mordida, vetas en la piel.

Tiene mi aliento: el aliento hermético del ocaso.

… y murió entre nosotros.

Anuncios

Acerca de L. Dietrich

Pixieh Tian Shi — El cielo por los suelos y los pies en el aire.
Esta entrada fue publicada en Prosa poética. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s