​Enfant de mon siècle 

Es borboteo de los relojes, el aliento de las muñecas y oro vacuo. Es tres monedas bajo la lengua. Es brasas de una confesión y lágrimas en piel derrotada, manos al óleo. Es pupilas vocalizando el lenguaje primitivo y silencio.
Como la sangre que destilan las rodillas de la noche tras su caída o el sabor de la infancia en los ancianos, es —sin ser.

Anuncios

Acerca de L. Dietrich

Pixieh Tian Shi — El cielo por los suelos y los pies en el aire.
Esta entrada fue publicada en Prosa poética. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s