Réplica

​Las nubes se reflejan en mis ojos de grava.

El viento me cincela los rasgos, la lluvia limpia los residuos. Camino, con la ligereza que poseen los huesos calcinados, y las calles se reconstruyen con mi avance. Realizo el nostos predicando que Ulises no es Ulises, sino todos sus disfraces… 

Pero todos los mudos tenemos la misma voz. 

Ítaca me añora. Es consciente de que todos sus caminos llevan a mí.

Anuncios

Acerca de L. Dietrich

Pixieh Tian Shi — El cielo por los suelos y los pies en el aire.
Esta entrada fue publicada en Prosa poética. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s