Ra

las horas tropiezan el tiempo se desangra arena en los ojos arena en la garganta obstruida boqueo zarzas en el cuello en las muñecas encima tierra que silencia a Palas convulsiones convulsiones convulsiones

convulsiones cae el pulso visto un sudario de manos itacenses enlazadas en un canto a los dioses que piden disculpas sin escuchar el perdón visto un sudario de manos ateas me arropa la tierra su tierra y la de nadie pues nadie

silencia a Palas nadie

vengará la muerte del sol

Anuncios

Acerca de L. Dietrich

Pixieh Tian Shi — El cielo por los suelos y los pies en el aire.
Esta entrada fue publicada en Prosa poética. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s