Hybris

«Soy duelo», afirmó —corazón de encaje y lágrimas de mercurio­­, pestañeo de las estatuas—; «Y cuando siento el aliento de mi ausencia en la nuca o las costillas me asfixian, abro la jaula que conforman, espanto al pájaro que devora mi hígado y me prometo que el próximo fénix que cobijen mis huesos se reencarnará en pólvora».

Anuncios

Acerca de L. Dietrich

Pixieh Tian Shi — El cielo por los suelos y los pies en el aire.
Esta entrada fue publicada en Prosa poética. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s