Bloðorn

Adormecido el ruido, recopilo ecos que se desbordan pupila abajo; en mis lacrimales se diluyen las telarañas: huyen sus moscas, exhaladas en vorágines de silencio torrencial, de silencio… irreparable, de

Quiebra el agua: se refleja en cráneos porosos, ametrallados; en la inmolación del turbio pecho y la nuez suicida. Mis costillas abrazan mis pulmones hasta estrangularlos… y solo entonces respiran las águilas de sangre.

Anuncios

Acerca de L. Dietrich

Pixieh Tian Shi — El cielo por los suelos y los pies en el aire.
Esta entrada fue publicada en Prosa poética. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s