Desrealización

Los dedos de una niña dejan de peinar las nubes para arañar el lienzo, para arañar el lienzo, para arañar el lienzo

[hasta hacerlo sangrar.

Mis poros boquean. El frío me desteje la piel hasta el hueso y, al brillo que fraguan las estalagmitas de pólvora anidadas por luciérnagas, dejo de ser yo para ser todos.

Mis yemas se vuelven bruma, mis ojos interpretan la mirada de los 1000 metros. Frente al cuadro que refleja la deshumanización de un inmortal con miedo al hastío, añoro la belleza de lo inescrutable.

Anuncios

Acerca de L. Dietrich

Pixieh Tian Shi — El cielo por los suelos y los pies en el aire.
Esta entrada fue publicada en Prosa poética. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s