Sehnsucht

El tórax astillado de una barca naufraga en un mar de orquídeas.

Cuando el pulso del agua besa mis muñecas, se marchitan las yemas del costillar insondable. Resbala el pálido carmín de los labios velados: entierro la llave bajo la lengua, y la saliva cristaliza.

El mutismo del verbo impronunciable encripta la utopía.

Anuncios

Acerca de L. Dietrich

Pixieh Tian Shi — El cielo por los suelos y los pies en el aire.
Esta entrada fue publicada en Prosa poética. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s