ἄγγελος

Mayo.

Llueven migas de carbón. Con las mejillas tiznadas, esculpe versos de lengua bífida. Enroca pluma y plomo, y sus yemas estoicas tamborilean el eco de una historia interminable. 

El pulso renace bajo las cicatrices de nicotina y alcohol; sus pupilas se dilatan: exhalan un grito que, ojeroso de injusticia, reivindica libertad.

Anuncios

Acerca de L. Dietrich

Pixieh Tian Shi — El cielo por los suelos y los pies en el aire.
Esta entrada fue publicada en Prosa poética. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s