Death of Death

Agoniza el horizonte, famélico.

La pupila incandescente de Apolo forja monedas bajo mi lengua acartonada. El aliento de las moscas que me respiran empaña mis ojos. Esposado a huesos de niebla, hago acopio de la calma que resta tras la ira de Zeus y busco refugio en el costillar de un yo abatido.

Acuno la marea estigia, y el salitre tapiza la proa. Cansado de naufragar, echo el ancla y espero a mi propio Caronte.

Anuncios

Acerca de L. Dietrich

Pixieh Tian Shi — El cielo por los suelos y los pies en el aire.
Esta entrada fue publicada en Prosa poética. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s