Hadria

En la clandestinidad de un sueño, una ciudad de grafito tizna las yemas de un sauce.

Descamo las pupilas rubias del abrigo apolillado que ofrece el otoño, quien, tras confesarme el miedo que talla las vetas de su pecho, reivindica su nombre en mi corteza y deja morir de sed mis raíces descalzas.

Anuncios

Acerca de L. Dietrich

Pixieh Tian Shi — El cielo por los suelos y los pies en el aire.
Esta entrada fue publicada en Prosa poética. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s