Nix

Pernocto en la última luz que se apaga.

Cinco medias lunas arañan un folio:

estrían ausencias,

diseccionan tu cero a mi derecha.

En la clandestinidad,

mato la incertidumbre

extirpando corazonadas a tréboles deshojados;

la suerte es huérfana:

desarraigada,

busca baraja donde mimetizarse.

En mis cartas

no encuentra más que dislexia y

letras cambiadas de lugar.

Encero mi pluma;

firmo como el Ícaro que,

incapaz de volar más alto,

se inmoló en su bombilla.

Anuncios

Acerca de L. Dietrich

Pixieh Tian Shi — El cielo por los suelos y los pies en el aire.
Esta entrada fue publicada en Prosa poética. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s