φ

Viaja sin sombra,

con zapatos que pierden números

y razón áurea.

Sus letras del calibre 27

sacian quimeras

inconscientes

de cigarros anónimos,

de bocas mordidas por el sueño.

Sus cuatro paredes

son dados de seis cruces

tallados en cuentas silenciosas.

Si separa el dedo de los labios

es para disparar a las nubes

y que Dios caiga muerto.

Anuncios

Acerca de L. Dietrich

Pixieh Tian Shi — El cielo por los suelos y los pies en el aire.
Esta entrada fue publicada en Prosa poética. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s