Corax

He domado a un cuervo

nómada de carácter

y sedentario de piel.

Conservo

todos sus casquillos,

las amapolas que escupió

y su no despedida.

Colecciono

el polvo de sus últimos trazos,

el lápiz sin punta

que afiló en mi boca

y el abrazo

de una taza de té.

Los días de lluvia

naufrago en casa.

Aspiro el polvo,

rompo los lápices;

el té

se enfría.

Anuncios

Acerca de L. Dietrich

Pixieh Tian Shi — El cielo por los suelos y los pies en el aire.
Esta entrada fue publicada en Prosa poética. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s