W

Toda una progenie

llorando razones para quedarte

y tú sin atenderlas

intentando respirar.

La nimiedad se refugia

en el vientre de una madre.

«¿Y él?». Trabajando.

«No le he conozco,

pero os parecéis».

Los espejos son ciegos,

nadie me lee.

Cae la noche, Alicia toca fondo.

El conejo me abraza.

Anuncios

Acerca de L. Dietrich

Pixieh Tian Shi — El cielo por los suelos y los pies en el aire.
Esta entrada fue publicada en Prosa poética. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s