Urð

Tengo las entrañas a flor de piel, el ánimo desgastado y la vida por los suelos; dos balas rompen las ventanas de mi alma y el enemigo llama a mis puertas. Las medallas que luzco en el pecho no son méritos, sino desdoro. Mi realidad es un campo de batalla; la fe que cobijo en el corazón no me escuda y en casa no hay quien me aguarde… pero resisto.

Cabalgo hacia la guerra. Yo también lucho por una buena causa… y lleva mi nombre.

Anuncios

Acerca de L. Dietrich

Pixieh Tian Shi — El cielo por los suelos y los pies en el aire.
Esta entrada fue publicada en Prosa poética. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s