Alfa y Omega

Sala de espejos.

Yo. Omnisciencia.

Baile de máscaras, desnudez calculada.

 

Añoranza.

Hormigueo. Molestia. Picazón. Tortura las yemas de mis dedos, asciende hasta las muñecas.

Saco las uñas y los arañazos rompen en paralelo a mis venas.

Insatisfacción.

Un resquicio de palidez; tironeo de él, la piel se levanta. Me investigo; incapaz de encontrarme, insisto. Y desgarro.

Dolor. Aullidos. Las paredes se resquebrajan, las lunas salivan sangre…

Y yo sigo sin encontrarme.

Equis de antaño trazan el mapa; al no saber leerme, me pierdo.

El recuerdo cierra los ojos y se afana por quedar a ciegas.

Me desconozco. Olvido. Y despierto.

 

Yo. Sola. Las máscaras han caído, el baile ha acabado. Cadáveres simétricos a mi alrededor. Abrazo el gélido suelo; mis latidos lo erosionan. Me pesan los párpados. Me… gustaría… saber qué ha pasado. Me… gust

Anuncios

Acerca de L. Dietrich

Pixieh Tian Shi — El cielo por los suelos y los pies en el aire.
Esta entrada fue publicada en Prosa poética. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s